top of page

Soy Ana Mª Peña

Educadora infantil y mamá de 2 pequeños maestros: Mateo y Clara

Chick

SOBRE MÍ

Crecí en un entorno natural privilegiado, lleno de montañas, ríos con piedras gigantes y senderos mágicos para perdernos y encontrarnos cada vez que queríamos. Mi barrio además era de calles peatonales y las que siempre estábamos rondando esas calles éramos las niñas y niños jugando libres todo el día. En ése momento no lo percibía, pero ahora tengo claro que aquel ambiente enriqueció mi vida entera, hasta lo que soy ahora.

 

Mis inicios en lo que formaría mi vocación comenzaron en el colegio, en un grupo de teatro y danza, un laboratorio escénico de creación con el que viajábamos a distintas ciudades y por medio del cual me adentré en el bello camino del arte y sus implicaciones culturales. Decidí estudiar profesionalmente Danza Contemporánea en la Academia Superior de Artes de Bogotá, pero luego me vi envuelta en el terreno de la infancia. Estudié Educación Infantil en Madrid porque descubrí que el mismo principio de creación que tiene un bailarín para pensar y hacer sus piezas, es el mismo principio psicomotor de desarrollo en la infancia; está totalmente ligado. 

Desde ahí no he parado de maravillarme con los escenarios de juego que cada niña y niño construyen como proceso de evolución humana: la escucha del entorno individual y grupal, las nociones que primero pasan por el cuerpo, la construcción simbólica.

 

Llevé a cabo una formación de DANAZA EN LA COMUNIDAD, en el Forum Dança de Lisboa, con fuerte énfasis en composición y movimiento aplicado a la pedagogía. Desde ahí he seguido en formación continua  pasando por APRENDANZA con la Compañía Nacional de danza, INFANCIA Y NATURALEZA con Katia Hueso y Gema Cotallo o el último que he hecho de BUSHCRAFT con Gabriel Vairoletti, maravilloso.

 

He trabajando en el Preescolar artístico y ambiental Semillas en Colombia, luego creé LA PERINOLA, que comenzó siendo un espacio de danza creativa para niños y adultos y después de muchos viajes más trabajando en diferentes proyectos educativos en Australia y en España, continúa siendo Madre de Día, espacio que acompañé durante 3 años en Rivas Vaciamadrid. 

 

Ahora, después de dar a luz, maternar y criar los primeros años de vida de mis dos hijos, vuelvo, con muchos saberes más y unas cuantas pócimas de hechizos maternales, convencida de que CUIDAR LA INFANCIA ES CUIDAR LA TIERRA.

 

Por aquí nos veremos, gracias por acompañarme.

bottom of page